Entrevista a Anbla Bärlin

Anbla Bärlin nos propondrá esta noche una experiencia con literatura interactiva, donde a través de sus textos y fotografías, que responden a la pregunta “¿Quién estoy?”, nos plantea una reflexión sobre la identidad. A continuación les compartimos la entrevista y fotografías que Daniela Carvajal le tomó para que vayan calentando motores.

_MG_5410_1

¿Hace cuánto estás en Berlín y por qué?

Bueno, estoy en Berlín hace cuatro años y me vine porque yo empecé a hacer una maestría en enseñanza de español, en España, seis meses en Bilbao, seis meses en Barcelona, y después teníamos que escoger el lugar para hacer nuestra práctica y escribir nuestra tesis. Y entre las opciones estaba Berlín, que era la que me llamaba más la atención en el momento y era la única que me podía costear también. Porque todas las ciudades más al norte son más caras. Y yo había empezado a estudiar alemán, bueno, decir estudiar alemán es pretencioso… Había tomado un cursito de alemán como hace unos 8 años, no sé, y yo dije “Bueno, pues de pronto puedo empezar a mejorar un poquito el Hallo, wie geht’s? que había aprendido” y me presenté por aquí, me aceptaron, y me vine para acá a Berlín. Y me vine, tuve un curso cortito de alemán a la Universidad y empezó el master y fue un ritmo de trabajo brutal. O sea, no había tiempo para nada. Quise aprender alemán y no había tiempo, era todo seminarios de investigación, escribir materiales, ir a clases, escribir la tesis, era un ritmo muy, muy fuerte. Fue un choque cultural importante con Alemania, donde uno tiene que ser muy autónomo con su trabajo en la Universidad, nadie te está guiando con las cosas que hay que hacer. Y ya, después de eso, quedé, obviamente quemadísima, pero sentía un buen click con la ciudad, con Berlín, y había hecho amigos a lo largo de ese año, muchos alemanes, fue bien bonito, porque pude practicar alemán, aunque no hubiera podido aprender oficialmente, básicamente fue alemán de la calle. Y yo dije “Bueno, yo me quisiera quedar”, entonces pedí una visa de buscar trabajo, estudié un poquito de alemán y después empecé a buscar trabajo, pero buscar trabajo me llevó meses, fue fuertísimo, y es porque mi visa me permitía encontrar trabajo sólo en mi área. No podía trabajar en cualquier otra cosa. Y al fin encontré trabajo, después de muchos esfuerzos, y de ahí se han ido dinamizando. Yo soy profesora de Español y yo estudié Lingüística en Colombia y el área de toda mi vida han sido lenguas extranjeras y lenguas romances principalmente. Por eso de alguna manera para mí, no hacía mucho sentido venir a Alemania donde no hay una lengua romance, pero bueno, hay demanda, al menos, del español. Y me vine acá, empecé a conseguir los trabajos. Como profesora encuentras cosas, pero trabajas principalmente como independiente, como autónoma, entonces tienes que llenarte de muchos contratitos para poder subsistir. Hay trabajo, pero tú tienes que hacerte la idea de que tienes que trabajar en mínimo 3 lugares diferentes. Yo empecé primero en la Volkshochschule de Schöneberg, después me llegaron contratitos del Volkshochschule de Mitte, después me salieron una clases en la Freie Universität. Y en este momento, después de toda la lucha de tener una estructura de trabajo semi estable, en este momento trabajo en los cuatro lados. Entonces, mi ritmo de trabajo durante el semestre es súper fuerte, y después tengo una pausa relativamente larga en verano e invierno, pero son pausas sin salario. Son contratos de ese estilo.

¿En qué consiste tu participación en el festival?

Mira, el Fieber para mí fue algo de lo que yo me sorprendí a mi misma de no haberme enterado de que existía, ya que llevo cuatro años acá. Y este año me llegó información de muchos lugares al mismo tiempo, que me parecía evidente el saber de su existencia. Y me pareció súper bonito, bueno el énfasis en mujeres latinoamericanas y españolas, y sobre todo la idea de la organización y la coordinación directamente todo entre nosotras, que todo sea voluntario. Eso fue como lo primero que me llamó la atención, independiente de la participación, y dije “Yo quisiera colaborar” y bueno, lo mío es escritura, dije, quiero colaborar, voy a voluntariarme para hacer algo con el blog, y ya. Y después dije “Muy interesante todo lo que hacen estas artistas”, miré el formato para presentarme y yo veía que pedían muchísima experiencia. Y yo dije “No”, yo llevo escribiendo muchos años, pero hasta relativamente poco que lo tengo como en serio, como dejar de enviarle mis textos a mis amigos y a mi familia. Dije, pues voy a empezar a hacer un blog, y unir mis historias con algunas fotografías que yo tomo, totalmente no profesionales, pero lindas, y como links de cosas que complementan lo que escribo, a veces hago como partes de conversaciones, hago poemas, hago poemas, hago simplemente descripciones, no tengo como un formato específico, corto sí, pero no específico.

Entonces dije, cómo yo propongo algo que una todos estos pedacitos de literatura, que es lo que yo hago. Y yo envío una propuesta, el último día de la convocatoria, porque yo hablé con una amiga y ella me decía “¿Qué es lo peor que te pueden decir? Que no tienes experiencia, que no eres tan cualificada como las otras y que simplemente lo intentes después”. Ya en ese momento María Luisa me había dicho que me aceptaban para el blog y quedé de colaborar con eso, entonces yo ya estaba tranquila. Y envié a último minuto, de hecho, una propuesta, que dije qué puedo hacer que sea una propuesta bien armada, porque voy a estar trabajando con personas que tienen mucha experiencia. Y me puse a mirar el tema del festival, que es Quién soy?, y yo me dedico a enseñar español. Y cuál es un dilema que existe en cualquier, en casi todos, los aprendientes de español: el ser y estar; y por qué hay un ser y estar en Español, cuando existe el sein o el to be que lo abarca todo. Y yo dije, esto puede ser algo interesante, obviamente gramaticalmente yo te puedo decir por qué sí, y por qué no, y cuándo sí y cuándo no. Pero para nosotros, como hablantes nativos, cuando no conocemos la gramática es totalmente aleatorio. “Ay, suena bien” “Suena mal”, y punto, pero no sabemos a qué se responde. Y para hablantes de otras lenguas siempre es un misterio, por qué, porqué si eso es también es existencia, porqué si eso también es transitorio, porqué si eso es un estado, porqué eso sí es un estado, pero si yo dónde estoy… figurativamente es oficial. Hay muchísimas confusiones para alguien que aprende el español. Entonces me parece muy bonito pensar que la identidad… Tú defines tu identidad desde el verbo ser. Yo soy estudiante, soy profesora, soy hiperactiva, soy ciudadana del mundo. Tú puedes complementarlo con muchas cosas, pero el estoy también es parte de tu identidad, yo estoy en Berlín, yo estoy trabajando en algún lugar, yo estoy viviendo aquí transitoriamente, se supone. Pero uno se pregunta quién soy, no quién estoy, aunque es parte de la identidad. Entonces a partir de eso me pareció interesante analizar, porqué el uno, porqué el otro. Para el no nativo que tenga idea del español, tiene reglas muy claras; para el nativo siempre es como “Suena bien”, así de sencillo. Entonces pensé, hay muchos textos que pueden analizar momentos importantes de la vida, ser extranjero, estar recién llegado, estar enamorado, estar desenamorado, ser nuevo, estar perdido, y todos son momentos que uno experimenta en su vida, independiente de que uno migre o no, pero especialmente cuando uno está fuera de su país.

Entonces lo que yo hice fue reunir textos, hacer una compilación de textos que tenían que ver con esos temas, que correspodieran a alguna de esas categorías y fotos que yo hubiera tomado de algún momento de mi vida, que correspondían a esa sensación. Entonces, si hiciste algo como “estar perdido”, habrá alguna foto que sugiera el estar perdido de alguna manera, pero la categoría no está. Lo que yo invito es que la persona mire la foto, tenga una primera perspectiva, lea el texto, y después diga, para mí, según lo que yo veo, dentro de estas opciones esto es “estar perdido” o puede ser “ser independiente”. Y cada quien tener libertad de asociarlo con lo que sea. Y así fue como se armó. Pero lo he venido armando, de hecho, mucho mejor, ahora después de la postulación al festival. María Luisa ha sido la persona más paciente del mundo, porque mi propuesta no fue completa. Pero al menos ella le vio el potencial o la idea, y siento que va muy bien con el tema del festival. Pero me parece bien la idea el juego de palabras Quién estoy?

Yo quería hacer algo interactivo, porque la literatura como se ve normalmente en los festivales es como lectura en voz alta, como tengo un fragmento mío y lo comparto para ustedes, y claro que es bonito escuchar al autor de algo, pero no lo hace interactivo, y la identidad es totalmente interactiva. Uno se pasa la vida entera pensando quién soy, y cómo así y pa’ dónde voy.

¿Cuáles son tus expectativas respecto al festival?

Pues yo tengo muchísimas, porque, como me siento inexperta en el área del festival, no inexperta en cuánto a literatura, pero es la primera vez que yo me planteo mostrar mis escritos tan abiertamente y tan al público. En el blog es diferente, porque viene gente de vez en cuando, los mira, pero nunca está el contacto directo. Pero allá va a estar la gente leyendo mis textos, mirando mis fotos, digamos, tratando de seguir este juego que yo estoy proponiendo. Entonces yo tengo mucha expectativa y es mi primera experiencia en el campo de esta manera. Entonces, yo de entrada estoy súper agradecida de la oportunidad, porque yo no me creí, no me sentía lo suficientemente cualificada para hacerlo. Y se me dio el espacio, entonces, de entrada, yo entro bien, contenta. Pero, obviamente, me encantaría que la gente sí tenga oportunidad de interactuar con ello, que los textos le lleguen de alguna manera. Hay textos en inglés y en español, para abrir un poco el público que pueda leerlos. Quiero ver cómo la gente lo toma. Entre nosotras mismas, también me parece lindo este impulso que tenemos de apoyar la obra de la otra, y ver qué pasa.

En mi blog igual siguen apareciendo textos; en el blog del Fieber quisiera también hacer muchos comentarios sobre el desarrollo, sobre cómo estamos preparándonos en este momento.

Por una parte, también, me encantaría tener más seguidores en el blog. Recibo a veces comentarios de las cosas que las personas sienten con algunos textos y eso me ayuda a escribir más textos. Entonces es una cadena muy bonita. En el blog tengo muchas ideas y muchas historias planteadas, tengo muchos escritos de viajes pendientes, de hace mucho tiempo. Estaba revisando uno que es de hace ocho años, y tengo la historia ahí pendiente hace ocho años.

Y espero también que esta sea una experiencia que me abra la posibilidad de participar en otras. Buscarme la manera, porque esto no llega, uno se lo busca, la manera de participar en otra cosa similar. O al menos seguir apoyando algo como esto, porque ha sido algo muy bonito. No sé si lo mío sea la literatura interactiva, pero me parece bonito crear algo que la gente haga con lo que escribo. Porque, por más bonito que sea leer, es pasivo. Obviamente puedes recordar tu infancia, sentir cosas, pero me gusta que haya como manos en el asunto.

 

Si quieres saber más de Anbla Bärlin, no dejes de visitar su perfil.

_MG_5420_1.JPG

Fotografías por Daniela Carvajal

Entrevista por Daniela Carvajal y Justina Leston del Team Blog.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s